“El Urogallo” de Majadahonda y Pozuelo obtiene la concesión de los restaurantes de la Casa de Campo de Madrid

Suscríbete gratis a nuestras noticias

MANU RAMOS. “Los quioscos que rodean el Lago de la Casa de Campo van a experimentar una reforma integral en los próximos meses, que cambiará totalmente el diseño de los espacios, sobre los que pesa ya el paso del tiempo. Las actuales concesiones de los seis restaurantes, situados en el lado sur del lago, se han ido acabando en las últimas semanas, y por ello el Ayuntamiento de Madrid, en concreto la Junta del distrito Moncloa-Aravaca, convocó un nuevo concurso para adjudicar los establecimientos a finales del año pasado. Entre los ganadores de la concesiones se encuentra el reconocido grupo Urogallo, que ya regentaba uno de los quioscos y ahora ha sumado otro de los locales. Esta compañía tiene restaurantes en la Avenida de Valladolid, Majadahonda y Pozuelo“. La noticia que Roberto Bécares y Luis F. Durán publicaban en “El Mundo” revela un nuevo éxito empresarial del conocido restaurante de Majadahonda, aunque no es el único: “Otro de los grupos hosteleros de prestigio que desembarca en esta zona será Triciclo, compañía de gastronomía de elite y catering, que cuenta con tres restaurantes en la capital, Triciclo, Sua y La Elisa, que regentará dos de los quioscos”.

Un conocido restaurante de la Casa de Campo

“El reconocido grupo Casa Remigio se encargará de uno de los espacios después de su exitosa experiencia llevando el restaurante Café del Río, en el parque Madrid Río, uno de los lugares más demandados para celebrar eventos en la ciudad, y de los diferentes quioscos del parque lineal. Esta firma ya se encarga de restaurantes en Cádiz o Cartagena de Indias (Colombia). Otro de los quioscos lo regentará los mismos responsables que gestionan ahora El Embarcadero”, señala el artículo. Y añade: “Las concesiones serán por 15 años con dos prórrogas de cinco años cada una. Dentro de los pliegos de las licitaciones se especificaba que todos los quioscos deberán tener la misma estética exterior, prescindiendo de los chamizos y las carpas, y dando la opción a los hosteleros de que se instalen pabellones acristalados con los mismos ornamentos. En el interior, cada quiosco puede ser decorado como quiera el ganador de la concesión”.

Por último concluye: «Va a ser un proyecto gastronómico potente», precisan fuentes del sector de la hostelería sobre las modificaciones propuestas por el Consistorio, que quiere revitalizar esta zona, muy visitada sobre todo durante los fines de semana. Según ha sabido este periódico, hasta mayo o junio no podrá abrir uno de los primeros quioscos tras la reforma, por lo que durante los meses de marzo, cuando vence la última concesión que queda, y abril no habrá ningún quiosco abierto en la zona. En la actualidad solo quedan abiertos dos restaurantes en la zona del lago y cerrarán el 1 y el 2 de marzo. Estos locales tenían una concesión de 10 años que expiró en el 2017 y por la que pagaban un canon anual de 40.000 euros. Debido a las obras del lago, que fue vaciado para su limpieza, los negocios obtuvieron una prorroga más de dos años aunque se le duplicó casi el precio anual ya que pasaron a desembolsar 75.000 euros al año pese a que el estanque, uno de los principales atractivos de la zona, estaba en proceso de renovación. Algunos de los camareros que todavía están apurando sus últimos día de trabajo esperan que puedan encontrar un empleo en los nuevos negocios. «Llevamos 10 años aquí y tenemos muchos clientes fieles que nos han pedido que podamos seguir», señaló uno de los empleados. «Salvo dos restaurantes que van a seguir los demás nos quedamos en la calle», contó otro de los profesionales de los quioscos.

Suscríbete
Recibir aviso
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comenarios