Fernando Almena, dramaturgo de Majadahonda (II): “La cultura necesita gestiones sin timoneles políticos”

Fernando Almena

JULIA SÁEZ-ANGULO. “En el teatro mi inicié, el gran descubrimiento de mis 15 años, y nunca lo he abandonado, desde la dirección teatral hasta director del TEU y finalmente autor. Tras un paréntesis, volví a escribir, pero como pervivía la dictadura, lo dejé porque mis obras solo tenían dos caminos para mí, no estrenarlas o la cárcel, si no ambas. Esperaría tiempos más favorables, mis obras eran claras y contundentes, no me iba lo de no digo pero digo, el teatro de la insinuación mojigata, a veces falsa, inventada por el espectador. Después no tenían ya sentido y durmieron al calor de las ascuas”. El dramaturgo y escritor de Majadahonda, Fernando Almena, continua respondiendo a mis preguntas y responde así al origen de  esa vocación tan acendrada por el teatro. ¿Se produce buen teatro hoy en España? ¿Se puede representar?, ¿dónde?, ¿quiénes? –Desde la autoría sí se produce, pero en mi opinión, solo en una minoría, pues el resto está plagado de obras a las que les sobra gran parte de su extensión, hay una súper abundancia de tendenciosidad política -desequilibrada-, partidismo sectario y sumisión a ciertos movimientos radicales, a lo políticamente correcto -para mí diferente de lo correctamente político-, a la comedia vulgar, frente a la escasez de alta comedia, etc. En cuanto a producción teatral para la representación o montaje, la privada tampoco es generosa, y la pública, castigada porque en las comunidades autónomas mayormente se atiende, pondera y apoya a sus autores, con independencia de la valía de sus obras, por culpa de ese provincianismo de “lo nuestro solo” que, entre otros males, nos ha traído la cateta fragmentación autonómica y que afecta, por ende, a las producciones auspiciadas y contratadas por las entidades culturales de tales comunidades.

Julia Sáenz-Angulo

4. ¿Qué cabe esperar de la Administración pública cultural que no sea simplemente dinero? ¿Son buenas las subvenciones o acaban condicionando la libertad y la crítica? –Mucho y Nada. “Mucho” cabría esperar con un fomento de la cultura digno en pro de la educación, el desarrollo analítico y crítico de la sociedad y su divertimiento, que hoy en general suena igual que aburrimiento. “Nada” para la mayoría de lo que desde ella se oficia. Se necesitan gestiones sin timoneles políticos sino con expertos capitanes: funcionarios especializados por oposición sin enjuagues. En relación con el dinero, “Mucho”: la mayoría espera y pretende de la generosidad de la Administración como si fuera monjita de lo cultural, y “Nada” debería haber si no se destina de forma inteligente, no favorecedora y sin compadreo, tampoco de castas y signos políticos, y los que reciban, que no sea gratis et amore sin control, sino de ayudas tras la oportuna criba de un comité de funcionarios expertos a proyectos prometedores, convincentes y ambiciosos, así como al sostenimiento real de las estructuras de las asociaciones sin ánimo de lucro merecedoras, sin camuflajes chanchulleros, y posterior comprobación de si lo realizado corresponde con rigor y calidad a los proyectos y fines aprobados, pero si mienten, falsean o la jiñan por desinterés y confianza en falta de control por lo recibido, pues a reclamárselo, con las exigencias de responsabilidad que hubiere, y las protestas, al segurata de la puerta de la Administración correspondiente.

5. ¿En qué direcciones trabaja la Asociación de Autores de Teatro? –Sus fines eran en pro del teatro y de los autores, conseguido gracias a la eficacia de sus gestores y de la generosidad del Ministerio de Cultura. Supongo que seguirá con idénticos objetivos, porque siendo socio veterano y 15 años en su junta directiva, dimití e incluso me di de baja de la asociación tras una maniobra radical feminista por la que se aprobó el cambio del nombre fundacional al de Autoras y Autores, obviando la palabra “asociación” para aprovechar las siglas, gracias al buenis/borreguismo imperante y a la confianza de los socios antiguos en que no prosperaría tal despropósito, que contravenía la norma de la RAE sobre el uso del neutro y para mayor inri, de una asociación de escritores y vinculada a la Colegial de Escritores, y que otras asociaciones teatrales o de escritores no han hecho. Hay autores escritores y autores “escribe diálogos”. Mañana: Tercera parte de la entrevista.

Suscríbete
Recibir aviso
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comenarios