Gürtel Majadahonda: el testaferro Yáñez “manejaba la cuenta en Suiza de Guillermo Ortega”

Suscríbete gratis a nuestras noticias
captcha
Iván Yáñez

JORGE RUBIO. La pieza de la trama Gürtel correspondiente a Majadahonda sigue su curso y las defensas de los acusados prosiguen su turno de alegaciones con el objetivo de minimizar las penas de sus clientes. En esta ocasión, ha hablado el abogado de Iván Yáñez, cuyo defendido se enfrenta a una pena de 7 años de cárcel por ser presuntamente uno de los testaferros de Luis Bárcenas. “La Fiscalía mantiene que manejaba las cuentas en Suiza de Correa, el presunto número 2 del entramado, Pablo Crespo, y el ex alcalde de Majadahonda (Madrid) Guillermo Ortega” conocido en la ciudad como “Willy”, detalla El Periódico, que a su vez señala que figuraba como “miembro autorizado de cuentas en Suiza de Bárcenas y cree que colaboró con él en el circuito de repatriación a España de su fortuna”, supuestamente obtenida a través de las comisiones de la trama. Su abogado ha descartado esta implicación al asegurar que Luis Bárcenas no usó a su cliente como “testaferro” sino que “acudió a él como reputado asesor financiero tras perder 21 millones de euros en bolsa“.

El ex comisario Manuel Morocho

Por otro lado, los 2 policías que sacaron adelante el caso Gürtel tras la denuncia del concejal de Majadahonda, José Luis Peñas, han comparecido en el Congreso de los Diputados, que investiga la ya cada vez menos presunta financiación ilegal del PP. En la comparecencia se les preguntó, entre otras cuestiones, sobre las presuntas presiones recibidas desde el Partido Popular. “El que fuera inspector jefe de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) que dirigió la investigación, Manuel Morocho, y el ex comisario general de Policía Judicial Juan Antonio González García, que la hizo rodar, y que fue cesado por el Gobierno cuando el PP llegó a La Moncloa”, fueron los protagonistas. “A ambos se les acusó en su día de trabajar a las órdenes de Rubalcaba”, detalla la periodista Marisol Hernández en el diario El Mundo. “Nueve años después del comienzo de la investigación, con juicios ya resueltos, otros pendientes, y algunas condenas, ninguno de ellos arrojó luz sobre las presiones que pudieron recibir tanto para indagar como para no hacerlo. Pero sí, a lo largo de sus contestaciones, sobre todo Manuel Morocho, fue destilando las inconveniencias de una investigación cuyo contenido, subrayó, «ha sido ratificado por los jueces» y cuyos informes «han permitido al Ministerio Fiscal hacer sus acusaciones». Hasta siete querellas le presentaron a él y «a otro compañero» en aquel tiempo, diferentes miembros del PP. Todas fueron archivadas aunque llegaron a estar imputados”, concluye.

Fuente: El Periódico

Fuente: El Mundo

 

Deja un comentario

Su correo no será publicado.