JOSE RACIONERO. “Día del Libro 2021: la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Majadahonda hace lo que quiere y obliga a cancelar el encuentro con los autores locales”. Este debería ser la síntesis de un día tan especial en el calendario, una propuesta más que interesante para dar a conocer a los autores locales y una Concejalía que lo maneja como quiere y obliga a los organizadores a cancelar el acto. Y lamentablemente ese es el resumen de tan desastrosa gestión del ayuntamiento. La narración de los hechos es la siguiente: tras 3 meses de coordinación y trabajo, Myriam, responsable de la Librería JJ de Majadahonda, pone en marcha un bonito proyecto para dar a conocer a los autores majariegos en la biblioteca Francisco Umbral, para que participaran en un encuentro en el que hablaran de sus libros, sus estilos, cómo se desarrollaron como escritores y, lo más interesante, respondiendo preguntas de los asistentes. Una vez coordinada la asistencia de hasta siete escritores (Amparo Trujillo, Manuel Hurtado Marjalizo, Carmen Resino, Juan Aguilar, Pablo Cabrera, Rosa García Lozano, Sinuhé Lozano), se hizo la propuesta a la dirección de la biblioteca, que la acogió con entusiasmo. Por supuesto, tenía que llevar la aprobación de la Concejalía, sin embargo, ésta no la dio hasta el lunes 19 (aunque al menos lo hizo): el lunes de la misma semana del acto, previsto para el día 23, y con los autores pendientes de si se llevaba a cabo o no. Pero lejos de seguir la iniciativa, la Concejalía publica el día 21 en la cuenta de Twitter del Ayuntamiento el cartel en el que se anuncia el acto el acto a las 19.00 horas, pero con incomprensibles cambios realizados por su propia cuenta. Lo primero: no se mencionaba a todos los escritores asistentes, se deja a tres fuera. Lo segundo: se incluyen algunos que no estaban previstos, sorprendiendo a la organización que no contaba con ellos y los habría acogido de buen grado. Además, incluyó a Lola Cabrera, profesora de Filosofía del IES Leonardo da Vinci, que ni había sido informada y ni se considera a sí misma escritora. Y tercero, ni se menciona a la moderadora y promotora, la propia Myriam, aunque ya eso sea lo de menos. Ante semejante situación, no quedó otra que cancelar un acto desvirtuado y manipulado por la injerencia de la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Majadahonda. Un despropósito más. Y otra oportunidad perdida para promover actividades por y para el municipio.

El alcalde y el concejal presumían de Cultura durante la campaña electoral, pero el acto del Día del Libro se canceló tras censurar la presencia de varios autores

La propaganda del Ayuntamiento decía una cosa, la realidad otra

Majadahonda Magazin