La Consejería de Sanidad reclama a Puerta de Hierro Majadahonda 4 millones € por 135 camas “fantasma”

Suscríbete gratis a nuestras noticias
captcha

AGENCIA EFE. La Consejería de Sanidad ha iniciado a través del Servicio Madrileño de Salud (Serma) un procedimiento administrativo contra la concesionaria del Hospital Puerta de Hierro de Majadahonda en el que reclama 4 millones de euros por haber pagado 135 camas que no están en servicio. Fuentes de Sanidad han confirmado a Efe tras una información de la Cadena Ser que existen en el centro 135 camas menos de las previstas antes de la inauguración del centro, en 2008, y por ello se está tramitando un “procedimiento de reequilibrio presupuestario”. En este sentido, la Consejería considera que la concesionaria ha percibido 4 millones de euros más de lo que le corresponde, una cifra a la que habría que sumar el impacto económico desde este momento hasta el final del contrato, que sería de 24 millones de euros más.

Ángel Garrido

El portavoz del Gobierno, Ángel Garrido, ha explicado en rueda de prensa que el problema se detectó gracias a las auditorías e informes de control internos, y que se ha calculado en 4 millones el dinero que la empresa concesionaria debe devolver a la Comunidad. “Ignoro por qué no se controló esto en años anteriores, es lamentable, las administraciones estamos obligadas a velar por el buen uso de los fondos públicos y por el control de las actividades que se encuentren recogidas en los pliegos de los contratos”, ha apuntado Garrido. El expediente del procedimiento administrativo ya está iniciado por el Sermas y ahora la concesionaria tiene que decidir si acepta la devolución del dinero reclamado o se somete a un procedimiento contencioso administrativo en los tribunales.

Mónica García

Por otra parte, el director gerente del centro, Ricardo Hernánz, ha comparecido en la comisión de estudio de la Asamblea de Madrid, donde se ha referido a este asunto al término de su intervención, tras la pregunta de la diputada de Podemos Mónica García. “Existe ahora mismo un expediente de modificación de nuestro contrato en marcha a cargo del organismo responsable del control de la concesión, la unidad técnica de control, para revertir a la Comunidad todos los sobrecostes que haya podido haber debido a esas 135 camas“, ha señalado. Asimismo, ha explicado que estas camas figuraban en la adjudicación del centro a la sociedad concesionaria (Hospital de Majadahonda S.A), pero “no se llegaron a instalar en el momento de la puesta en marcha del hospital“. El motivo, tal y como ha expuesto, es que en el proyecto inicial la idea era construir 135 habitaciones dobles que, finalmente, se transformaron en individuales para lograr una “mejora de la calidad asistencial”.

Esperanza Aguirre

El Puerta de Hierro es uno de hospitales públicos de la Comunidad de Madrid que funcionan con un modelo de gestión mixta implantado en siete de los once nuevos centros inaugurados entre 2007 y 2008, durante el Gobierno de Esperanza Aguirre. El resto son los hospitales del Sureste, Tajo, Henares, Infanta Leonor, Infanta Cristina e Infanta Sofía. El mantenimiento de estos siete hospitales, gestionados directamente por el Sermas, depende de unas empresas concesionarias que también se encargan de servicios no sanitarios como la limpieza, la seguridad o la lavandería, y que en su día acometieron la construcción de los centros. La Comunidad de Madrid tiene que pagar a estas empresas por todos los conceptos mencionados un canon con una vigencia de 30 años desde su puesta en marcha.

Elena de Mingo

En su comparecencia, el director gerente del Hospital Puerta de Hierro de Majadahonda, ha defendido el modelo de gestión mixta al ser “más adecuado” para las labores de gerencia y “proporcionar un nivel excelente” en la atención a los pacientes. A continuación, ha comparecido Elena de Mingo, que fue directora general de la Red Sanitaria Única de Utilización Pública entre 2004 y 2008 y ha defendido el modelo de gestión mixta en los hospitales. Entre otros aspectos, ha destacado que “dio respuesta al problema derivado de las restricciones presupuestarias, al poderse configurar el endeudamiento necesario para la financiación de las obras fuera del balance de la administración“.

Fuente: El Economista

Deja un comentario

Su correo no será publicado.