Suscripción Newsletter Boletín Majadahonda

¿Majadahonda es o no es Andalucía?: Cuadro de Fernando Arrabal sobre la «fractalidad» de Mandelbrot

J. FEDERICO MTNEZ. A veces complicamos demasiado la política. Y luego, tras unos resultados que a unos gustan y otros no, los retorcemos. Sobre las elecciones anticipadas de Andalucía (19-J, 2022) la ecuación parece sencilla: en la época de la fractalidad, término ideado por el matemático Mandelbrot en 1975 y derivado del latín fractus, que significa «quebrado» o «fracturado», un partido consigue lo contrario y una rareza: mayoría absoluta. ¿Como ha sido posible que haya sucedido tal ecuación en una época «fractal»?. «Mis descubrimientos proporcionan en el desorden ambiente y la crisis actual (junto a lo que se estableció en tiempos de Aristóteles) un segundo oasis de sencillez», decía el matemático. Y en una entrevista con el escritor Fernando Arrabal precisó: «No hay novedades. Euclides ya tenía los cimientos de la teoría de los fractales, y usted, dramaturgo, tiene los conocimientos de Sófocles. Sin embargo, ni usted puede hacer «Edipo rey» ni él puede hacer «El cementerio de automóviles«».

J. Federico Mtnez repasa las analogías y diferencias electorales entre Andalucía y Majadahonda desde un punto de vista «fractal»

Arrabal logró entrevistar al genio matemático y concluyó: «la tristeza no pudo con Mandelbrot. No pudo conocer los «fractales». Los hubieran querido conocer Dalí y Picasso. El gran enigma: ¿por qué los españoles? ¿Por qué nuestros padres, que eran tan inteligentes o más que nosotros, creyeron en el Apóstol Santiago y sus batallas contra los moros? ¿Por qué creyeron en la unidad de España?. Hoy creemos con la misma fe algo que no sabemos si existió, como fue el «Guernika«, o en la presencia de Dalí en el grupo surrealista. No sabemos qué pasa. ¿Por qué estamos ante los enigmas de la reunión de grandes intelectuales y hombres de ciencia, en la reunión de Dalí, y nadie supo de esa reunión?. Por eso cuando se le pregunta a Dalí por Picasso –que tuvieron buenísimas relaciones contra lo que decimos todos– el de Cadaqués responde: «Picasso y yo somos iguales. Somos españoles. Somos genios. Él es comunista y yo tampoco».

«Jaén merece más» obtuvo casi 18.000 votos: insuficiente para el Parlamento andaluz pero viable en los ayuntamientos

La ecuación se torna sencilla y si la pregunta reside en saber si «Majadahonda es o no es Andalucía«, sabemos la respuesta que daría Cervantes en el Quijote emulando a Moisés: «Yo soy el que soy«. Pero si el PSOE retrocede ( y no hay que ser pitoniso para adivinarlo), Podemos se atomiza (nada raro en un partido comunista), Vox se atranca (el primer síntoma de la decadencia) y Cs desaparece (y se le pone cara de UPyD), esa ecuación da como resultado = mayoría absoluta del PP. Y si la tendencia es esta, ¿donde está la inevitable fractalidad de los tiempos?. Posible y únicamente en lo local: las provincias de Jaén, Huelva y Granada contaron con candidaturas uniprovinciales, «Jaén Merece Más» y «Levanta Jaén» escenificaron su confluencia en un solo partido.

Benoît Mandelbrot (Varsovia, Polonia, 20 de noviembre de 1924-Cambridge, Estados Unidos, 14 de octubre de 2010) ©James Duncan Davidson

También se presentó la candidatura de «Por Huelva» (XH), un partido que, aunque creado como tal en diciembre de 2020, se estrenó en los comicios andaluces del 19-J. «Jaén Merece Más» obtuvo 17.843 votos y puede considerarse un éxito local, pero «Por Huelva» solo logró 3.000 (suficiente para entrar en el Ayuntamiento) y «Juntos por Granada» se quedó en 1.299 votos (y no obtendría ni 1 solo edil), ya que pedía una excéntrica y poco seria segregación de Andalucía. Ninguno obtuvo representación en el Parlamento andaluz pero la «fractalidad» ya ha sembrado su semilla. ¿Germinará en las municipales de 2023?. ¿Podrá dar «Vecinos por Majadahonda» la sorpresa? Nadie lo sabe, aunque los números y los tiempos, querámoslo o no, salvo raras excepciones (Andalucía es una de ellas por las razones y ecuaciones expuestas), tienden a la fractalidad. Ya se lo confesó Mandelbrot a Arrabal: «pretender» es una palabra débil. Una vez convencidos de que algo es inevitable, los ideólogos presionan con todas sus fuerzas para que sus predicciones se hagan realidad».

Majadahonda Magazin