Orígenes burlescos, “asuntos de faldas”, crítica política y alarde militar en la “Quema del Judas” de Majadahonda

Suscríbete gratis a nuestras noticias
captcha

judas201262 2 25“El desarrollo de las escenas, descrito minuciosamente, recuerda a las secuencias de cualquier película de guerra. Pero esta segunda batalla culminará con la captura de “El Judas” por los “Granaderos” y su presentación a las autoridades y población. Entonces se leen varios pregones en determinados lugares señalados y se interrumpe la función hasta el día siguiente. Este día la tropa irá a misa y después de almorzar repiten un nuevo simulacro de combate que termina con la captura de los “Cadenas”. A las tres se reúnen nuevamente y con el pelele de “El Judas” y en público se celebra el juicio oral, que en teoría debía versar sobre virtudes y maldades, pero que en la realidad, y según fuese el orador, podía hasta sacar a la luz asuntos de personajes de la villa, incluidos los de faldas”. Así relata el estudioso Jaime L. Valdivielso Arce los orígenes de esta tradición que aún se mantiene en Majadahonda bajo diferente forma.
95743_1“Después las tropas conducen a sus casas a la “Curia”, al “Rey”, “Príncipes” y “Jefe de Estado Mayor” y se retiran a merendar. Por la noche se quemará el Judas con una colección de fuegos artificiales. Todavía continúa la representación el cuarto día porque los “Cadenas” tratan de huir. Nueva captura, nuevo sermón y después se fusila a los “Cadenas” que no han sido indultados. Por la noche vuelven los fuegos artificiales y se reseña que todas las tardes después de las formaciones y hasta las doce de la noche habrá bailes públicos. En el año 1980 algunos componentes de grupos de teatro y de música folk de Lerma intentaron recopilar todos los datos para tratar de recuperar tan curiosa fiesta. Según esos datos, los orígenes de esta costumbre se pueden situar al menos en el Renacimiento y parece que al principio era una función que se celebraba todos los años. En el siglo XIX y debido, al parecer, a los gastos que originaba, se espació en el tiempo hasta que finalmente se dejó de representar”.

iesu+comunio+4Con los documentos que se tienen hay datos suficientes para recomponer las escenas, pero la recuperación de la “Función del Judas” parece casi imposible, o al menos así piensan los que lo intentaron una vez, debido a los gastos que podría representar, a la necesidad de un número crecido de personas que participe y a la utilización de caballos: “Es una pena que no se recupere y se pierda y sólo quede el recuerdo y un puñado de buenas fotografías, después de haber movido multitudes. La verdad es que estas funciones y actos atraían a gran número de personas, venidos a verlo incluso de otros países como Francia”, dice el autor.

semana-santa-burgosY añade: “Leyendo este resumen del desarrollo de la “Función del Judas” de Lerma nos da la impresión que se trataba de la celebración de un “Alarde” militar o por lo menos un simulacro del mismo, una fiesta, desfile que recuerda a los Alardes de Irún o Fuenterrabía u otros del mismo estilo que tuvieron mucho éxito en otras épocas. Un alarde al que se le hubiera vinculado una trama que constituye la persecución, búsqueda y captura, juicio, condena y quema del Judas, personaje al que se le cargan, además de su pecado de traición al Maestro, los pecados del vecindario. No es difícil encontrar semejanzas entre esta fiesta de escarnio llamada “Función del Judas” y otras semejantes como la del “Pero Palo” de Villanueva de la Vera (Cáceres)”.

dsc161530“La Destrucción del Judas en Castrillo de Murcia” es otro de los capítulos que añade el texto y que cita a Ernesto Pérez Calvo y como relata así esta costumbre: “El ciclo cuaresmal comienza con el enterramiento del Carnaval, figurado en la sardina y termina con la destrucción del Judas, representación de la Cuaresma. El Sábado de Gloria ha de terminar con toda tristeza; así parecen proclamarlo las campanas con su repique entusiasmado después de dos días de silencio. También la procesión ha dejado la tristeza de los cantos de muerte de la Semana Santa, para cantar la alegría de la Resurrección. Desaparece el orden y vuelve de nuevo el alboroto. En la calle Real, colgado por una cuerda, pende de dos ventanas un muñeco relleno de paja: es el Judas”.

Una respuesta para "Orígenes burlescos, “asuntos de faldas”, crítica política y alarde militar en la “Quema del Judas” de Majadahonda"

  1. Avatar
    Bernardo Cogolludo   24 marzo, 2016 at 10:28 pm

    Yo no entiendo nada todavía no he visto ni 1 foto del judas de majadahonda . Se supone que es el periódico municipal

    Responder

Deja un comentario

Su correo no será publicado.