Suscripción Newsletter Boletín Majadahonda

Los dos robos se produjeron a la salida del Banco Santander, en el nº 1 de la Gran Vía. No había cámaras ni policía a la vista

LIDIA GARCIA. La colaboración vecinal y la Guardia Civil han logrado detener a uno de los dos autores de dos robos a sendos ancianos que acababan de salir del banco en la Gran Vía de Majadahonda. Les sustrajeron a uno 10.000 € y a otro 1.700 €. Una mujer que actuaba de compinche los vigilaba desde dentro de la entidad haciendo como que esperaba la cola para la ventanilla, cuando en realidad se fijaba de cuánto dinero sacaban. Y si la cantidad era alta, avisaba por el móvil a un segundo ladrón que esperaba en la calle para asaltar a la víctima. La noticia la ha dado Telemadrid este lunes 27 de junio de 2022, y la resume así: «Oleada de robos a mayores en Majadahonda a la salida de los bancos. A uno le llegaron a robar 10.000 euros y a otro 1.700″ a la salida de la sucursal del Banco de Santander de Majadahonda. Y añade: «Gracias a las cámaras del banco, la Guardia Civil ha identificado a una mujer que actuaba de observadora en el interior de la sucursal y que facilitó el robo a un anciano de 10.000 euros la semana pasada». Las que aún no están operativas, a pesar de los reiterados anuncios municipales, son las cámaras de televisión en la calle, que junto a la ausencia de policía municipal en esta transitada vía plagada de entidades bancarias, dejaron notar su ausencia.

TELEMADRID: «SEGUIAN A LAS VICTIMAS HASTA CALLES MENOS TRANSITADAS». «Los robos a personas mayores en Majadahonda se han disparado en la última semana. Según ha podido saber Telemadrid.es, en los últimos días varios ancianos han sido víctimas de atracos a la salida de las sucursales bancarias, en especial el Banco de Santander de la Gran Vía del municipio. En la última semana, que coincide con el final de junio y el principio de julio, a tres mayores les han robado tras sacar dinero de sus cuentas bancarias. A uno le llegaron a robar 10.000 euros y a otro 1.700. El modus operandi siempre es el mismo. Uno de los ladrones entra en la sucursal bancaria, se hace pasar por cliente y coge un papel con el número para ser atendido, pero cuando le toca su turno lo deja pasar, su única intención es observar a los mayores que sacan dinero. Una vez han su víctima ha obtenido dinero de su cuenta, el delincuente manda un mensaje a otro de los ladrones que se encuentra en el exterior del banco, que espera a su víctima, que la sigue por una calle menos transitada y comete el robo. El último atraco se ha producido este mismo lunes (27 de junio), cuando un anciano tras sacar dinero de la sucursal ha sido robado en la calle Santa María de la Cabeza, pero gracias a la acción de varios transeúntes han inmovilizado al ladrón hasta la llegada de un Policía Local y de la Guardia Civil».

 

Majadahonda Magazin