“Salimos a la calle/como un preso de Meco”: poema al “Monte del Pilar” de Majadahonda

Suscríbete gratis a nuestras noticias

MANUEL QUIROGA CLERIGO. Tras el encierro me voy a pasear por el Monte del Pilar de Majadahonda y no me gusta la cantidad de edificaciones que se han “metido” dentro del parque, aunque supongo que estarán bien contentos quienes viven en ellas. Ese Monte hay que cuidarle porque es un verdadero pulmón para Majadahonda y para la Comunidad de Madrid entera, me gusta la viveza con que crece el diente de León. Y ahí va mi poema titulado “Monte del Pilar“, que encabezo con una cita del poeta Claudio Rodríguez: “¿Y si la primavera es verdadera?”. 28 de mayo de 2020.

Manuel Quiroga Clérigo

MONTE DEL PILAR
Salimos a la calle/como un preso de Meco
desbordamos, ansiosos,/sorprendidos, imbéciles,
igual que despertando/de un sueño con mil rejas.
Vamos a hallar de nuevo/espejismos antiguos,
las hermosas mujeres/de labios carminados
o, simplemente, el mundo/poblado de fantasma.
Así es el abandono/de los encierros torpes
en que nos suenan lejos/los trenes sin destino,
las cometas alegres/transmitiendo deseos.
Franqueamos a solas/los muros hogareños
dejando atrás desvanes,/los tomos del Quijote,
la caléndula rota/y los días sin nadie.
“¡Qué descansada vida/la del que huye” siempre
sin nada a sus espaldas/en busca del silencio.

Abandonando ahora/la duda y la pereza
en nuestros laberintos/de pasillos y alcobas
emprendemos caminos/de recorrido inédito
más allá de avenidas/y forzosas rotondas
para encontrar el aire,/la retamas y zarzas,
los pinos olorosos,/los dientes de león
y hallamos sosiego,/senderistas afines
y, en este Monte verde,/detenemos las horas
de palomas y encinas/siendo de nuevo libres.

Suscríbete
Recibir aviso
guest
2 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comenarios
Jacinta
Jacinta
hace 3 meses

Poesía, si así se les puede llamar, que va al compás de las jaculatorias de don Manuel Quiroga neocampesinas y superfetadas de ideario izquierdista anacrónico.

Marian
Marian
hace 3 meses

Precioso poema don Manuel, un soplo de aire fresco cada mañana