Suscripción Newsletter Boletín Majadahonda

DR. MICHAEL GREGER M.D. FACLM. *La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Leonardo Alanís y Tatiana Fernández voluntarios activos en NutritionFacts.org. ¿Cuánto deberíamos reducir nuestro consumo de huevos para disminuir el riesgo de cáncer de próstata, ovarios, colon y mama?. Este estudio a nivel nacional sobre la ingesta de colesterol en la dieta y el cáncer concluyó que reducir el colesterol no solo puede ayudar a prevenir enfermedades cardiovasculares sino también puede reducir el riesgo de cáncer. Por lo tanto, la limitación de grasa animal y colesterol es una “favorable medida de salud pública”, pero en el estudio no se encontró que el alto consumo de colesterol estuviera correlacionado con todos los cánceres. Sí, una asociación significativa se encontró entre una alta ingesta de colesterol con el cáncer de estómago, de colon, de recto, de páncreas, de pulmón, de mama, de riñón, de vejiga y un tipo de cáncer de médula ósea llamado linfoma no Hodgkin, pero la asociación fue negativa para el cáncer de próstata.

Dr. Michael Greger

Si vemos con atención estudios sobre el cáncer de próstata y los huevos, que son una de las principales fuentes de colesterol en la dieta, vemos que un análisis combinado entre 15 estudios de cohortes prospectivos encontró que aquellos que ingirieron 25 gramos o más de huevos por día, equivalente a medio huevo diario, comparado con menos de 1 huevo por semana, los que consumieron medio huevo diario tuvieron un significativo 14% más de riesgo de contraer un cáncer de próstata avanzado y fatal. No estaban muy seguros de cómo explicarlo, “pero los huevos contienen cantidades considerables de colina”, que ciertas bacterias nocivas en el intestino la pueden convertir en OTMA tóxico, del cual ya hemos hablado antes.

La fritura del huevo dispara el riesgo de cáncer en comparación con el huevo cocido

También pareciera haber una respuesta a la dosis, es decir, mientras más huevos, más riesgo de cáncer. Aumentando el consumo a 5 huevos por semana se puede aumentar el riesgo de cáncer de próstata fatal hasta en un 47%, aunque eso es solo para el cáncer de próstata fatal. No se encontró relación entre los huevos y el cáncer de próstata en general, sino entre ellos y el estado ya terminal de la enfermedad. Aunque no es necesariamente el colesterol. Sí, una gran cantidad de colesterol puede favorecer la proliferación rápida y el crecimiento de las células cancerosas, pero también está la colina y la proteína animal, lo cual vincula el consumo del huevo con el riesgo de cáncer de mama, ovario, y próstata. Entonces, si nos fijamos en la progresión del cáncer de próstata, es decir, hombres que ya han sido tratados por cáncer de próstata y que han tenido una prostatectomía radical para extirparle la próstata completa y además están tratando de evitar que el cáncer regrese y observas como se alimentaban, con una ingesta muy alta de huevos (equivalente a casi 1 huevo entero por día) se asociaron a una probabilidad de recurrencia de la enfermedad más agresiva, es decir, el regreso del cáncer en forma más violenta.

El consumo de huevos también se asocia con un mayor riesgo de cáncer de ovario, en donde son las mujeres las que crean sus propios huevos, algo que ya sabíamos desde hace más de 15 años. Los huevos también pueden ser una fuente de aminas heterocíclicas, que son sustancias químicas cancerígenas que se forman durante una fritura a alta temperatura. Esto sería consistente con los datos de cáncer de vejiga, sugiriendo que el consumo de huevo frito podría duplicar el riesgo de cáncer, pero no así los huevos cocidos. Y para explicar su relación con el cáncer de ovario, los investigadores consideraron como explicación más plausible su alto contenido de colesterol. Ingerir muchos alimentos ricos en colesterol podría aumentar la formación de ácidos biliares tóxicos los cuales, como mínimo, afectarían el cáncer colorrectal y el cáncer pulmonar.

Pareciera que hay una relación dosis-efecto con el consumo de huevo y los cánceres del intestino. Incluso unos pocos huevos a la semana podrían estar asociados a un incremento de un 19% de riesgo de cáncer colorrectal, pero si comes 3 o más huevos por semana, el riesgo puede aumentar hasta un 71%. Y finalmente, el cáncer de mama: al consumir hasta 5 huevos por semana se observa que hay un aumento significativo en el riesgo de cáncer de mama en mujeres. Ahora, esto fue reuniendo todos los estudios de cohortes prospectivos. La suma de todos los estudios no cambia la conclusión: “el consumo de huevos está asociado con un mayor riesgo de cáncer de mama”. Con solo una porción de huevo se puede exceder el antiguo límite diario de 300 mg en un 40%. De hecho, las últimas pautas dietéticas han reforzado sus límites en cuanto al colesterol dietético diciendo que nos olvidemos de los 300 mg, como lo recomienda la Academia Nacional de Ciencias del Instituto de Medicina, deberíamos “alimentarnos con la menor cantidad posible de colesterol en nuestra dieta”.

Majadahonda Magazin