MIGUEL SANCHIZ. Leemos en las noticias que la Organización Mundial de la Salud (OMS) considera que un país tiene descontrolada la pandemia que sufre cuando el resultado de los test que realiza supera el 5% de positivos. Nosotros el 12,6%. Se disparan todas las alarmas cuando la relación de contagiados por cada 100.000 habitantes supera los 150 casos. Aquí, según leo, se dan 300 casos. Ante tan estremecedores resultados, los rotarios del Rotary Club de Majadahonda, con valentía y generosidad a pesar del riesgo que esos datos entrañaban, pusieron en marcha su “Majadahonda en acción” e instalados en dos centros de Día, uno en la Avenida Juan Carlos I y el otro en Santa Maria de la Cabeza, comenzaron allí su recogida de alimentos para las familias majariegas necesitadas.

Miguel Sanchiz

Si valientes fueron los rotarios, no menos lo fueron los majariegos, amen de generosos. Y en 16 horas, en cada uno de los Centros de Dia se recogieron más de 3.500 kilos de alimentos y artículos de higiene. Es admirable la respuesta de los españoles: en cualquier lugar de España la generosidad con la que muestran su alma desprendida, tan apartada de las diferencias políticas que los separan. El espíritu cainita que a veces nos invade cuando de temas políticos se trata desaparece de inmediato cuando de socorrernos se precisa. 3.500 kilos de alimentos y artículos de higiene es una respetable cifra, teniendo en cuenta el reducido número de horas: 16, que dedicaron los Rotarios en cada uno de los centros de DIA. Los alimentos recogidos en esa operación “Majadahonda en acción” serán entregados, gracias a la ayuda desinteresada de Envialia, a tres parroquias: dos en Majadahonda, Santa Maria y San Tomas Moro y la tercera parroquia la de San Clemente Romano, en el Barrio El Espinillo de Villaverde. Eso es todo en estos últimos tres días de intensa actividad de recogida de alimentos. Seguirán los rotarios en la brecha de servicio a los necesitados, acción que reporta inmensas satisfacciones: hagan la prueba.

Majadahonda Magazin