FRANCISCO GONZÁLEZ. Soy un vecino de toda la vida de nuestro pueblo. Quiero poner en conocimiento de Majadahonda Magazin algo que me ha dejado muy preocupado. La verdad es que MJD es el medio del que más me fío en Majadahonda, y agradecería que lo investigasen a fondo. El pasado fin de semana, tomando algo con mi señora en una terraza de los Jardinillos, pudimos escuchar claramente a un grupo de personas, para mí al menos desconocidas en el pueblo, discutiendo acerca de crear un nuevo partido político en el pueblo, digo yo que para las elecciones municipales siguientes, que no sé si son en un par de años o así. Bueno, como sea. Eso en sí mismo no tiene nada de malo, yo soy una persona respetuosa con la democracia y hasta cierto punto incluso puedo alabar la iniciativa de vecinos que quieran ayudar a mejorar nuestro pueblo. Pero sí me parecieron disparatadas y antidemocráticas las tontadas que empezaron a soltar como posibles puntos de su programa.

Por ejemplo, proponían prohibir las campanadas de las iglesias del pueblo, porque, según decían, alteran el vuelo de las aves migratorias, dijeron no sé qué de las golondrinas pero no lo entendí bien. Me parece un disparate esa teoría, no sé de dónde habrán sacado tal chorrada. Los ecologistas son muy exagerados, creo yo. También hablaron de usar los terrenos de las parroquias del municipio para construir centros de cultura, arte, o para los jóvenes (para que no se dedicasen a hacer botellón o a drogarse), poniendo locales de ensayo musical, etc. ¿Esta gente no conoce la Casa de la Cultura o el Centro Juvenil Príncipe de Asturias? Pretendían desplazar las iglesias a la periferia del pueblo, con la excusa de que cada vez más gente es atea o agnóstica. No digo que en la capital el ateísmo, por desgracia, no campe a sus anchas, pero en este pueblo seguimos las tradiciones de nuestros padres y abuelos, la mayor parte de la población seguimos en el seno de la Santa Iglesia, celebramos con alegría las tradicionales festividades religiosas, por encima de todas la de nuestro Santísimo Cristo de los Remedios. En fin, que esta gentuza pretende arrebatarnos nuestras señas de identidad más profundas, es un atentado a nuestras libertades y aquí no vivimos en una dictadura comunista, por fortuna.

Para acabar con los disparates, pretenden adoctrinar a nuestros hijos con talleres de educación sexual en los colegios del pueblo, ¡obligatorios desde la escuela infantil! Ya se me acaban las palabras ante este atentado a la libertad de las familias para decidir qué tipo de educación queremos. Por favor, les ruego a los responsables de Majadahonda Magazin que denuncien este tema, destapando a estos personajes infames, porque esto es un auténtico ataque a la libertad y los valores de este pueblo. Les envío un par de fotos que tomé disimuladamente, para ver si son capaces de identificar a estos individuos. Desactiven esta locura antes de que puedan crecer y unirse con otras fuerzas oscuras en el pueblo, que todos sabemos quiénes son. Muy agradecido.

Majadahonda Magazin