Suscripción Newsletter Boletín Majadahonda

La máquina de escribir de Umbral: nostalgia de un tiempo que no volverá reconvertido ahora en prensa digital

LIDIA GARCIA. Ha estado un mes y medio en Valladolid y se clausuró este 15 de mayo (2022). Y viene a recoger como los antiguos periódicos de papel se han transformado en versiones digitales. «Estos días, los nostálgicos de cuando los periódicos se comenzaban siempre por la última página para leer primero la columna de Umbral, han podido acercarse un poco más al escritor que se recogía en su casa de Majadahonda (Madrid) y daba rienda suelta a la orgía de su literatura a través de su vieja Olivetti Lettera 32. De aquella máquina han salido algunas de las obras más importantes en castellano del todo el siglo XX». Así comienza el reportaje de la periodista Laura de Miguel en El Español que da cuenta de la exposición en Valladolid sobre el escritor Francisco Umbral. Y en ella da algunos consejos: «George F. Will, famoso articulista del «Washington Post«, dijo en su día que «el columnista goza de una libertad que está obligado a utilizar«. Eso era Francisco Umbral (Madrid, 1932 – 2007). El verso libre y suelto. Ácido y contundente. Un tsunami de metáforas y vocabulario bailando en armonía hasta formar una composición perfecta. «Una exposición en el Teatro Zorrilla de Valladolid recoge 52 fotografías desde que nació en Madrid hasta que recibió el Premio Cervantes; pasando por su enlace matrimonial en esta misma ciudad con su mujer, María España, u otras en las que aparece junto a los personajes que tan hábilmente retrató en sus libros y columnas de opinión.

Laura de Miguel

«El español busca a su columnista día a día, no sólo en la política, sino en todo; igual que el aficionado al fútbol ve el domingo el partido y el lunes se compra rápidamente su periódico para leer la crónica del partido que él ha visto, para saber qué es lo que ha visto». (Umbral, ‘Contra el poder’. 1996). El columnismo, «el solo del violín del periodismo«, y el resto de literatura, exigían tiempo y esfuerzo. «Hacer lo que a uno le da la gana no es libertad, sino determinismo: es someterse a la tiranía de las ganas«, aseguraba. Una brevedad que no encontramos tan fácilmente en su literatura, con obras donde las frases no quieren terminar nunca porque siempre había un nuevo término con el que facilitar al lector la composición de la escena, como en «Si hubiéramos sabido que el amor era eso», señala Laura de Miguel.

Francisco Umbral y María España el día de su boda

Y la autora concluye: «Una obra deliciosa en la que traslada de forma magistral la tensión amorosa de dos jóvenes en el Madrid de los años ’70 en cualquier lugar cotidiano: un taxi, el rellano de una casa, una acera a dos metros de una despedida… El 28 de agosto de 2007 dejó de escribir (en los últimos meses ya era su mujer quien lo hacía a su dictado) el columnista y escritor que, casualidades de la vida, fue bautizado en Madrid en la misma pila que Francisco José de Larra, a quien se considera precursor del periodismo en España. Aunque Umbral realmente fuera «un escritor que escribe en periódicos». Lea todos los artículos sobre Francisco Umbral y Majadahonda pinchando aquí.

Majadahonda Magazin