Las subvenciones deportivas y las instalaciones gratuitas al aire libre, a debate en Majadahonda

Suscríbete gratis a nuestras noticias
captcha
Elías Sagredo (izq), funcionario jefe de Deportes y Manuel Elvira en el pleno

J. RUBIO/ F. UTRERA. La aprobación de un punto rutinario en el último Pleno del Ayuntamiento de Majadahonda dejó entrever las suspicacias de algunos grupos sobre la adjudicación de determinadas subvenciones. La nota discordante la ponía el concejal Patricio Mackey (Somos Majadahonda), que pese a que se había acordado que no se harían intervenciones en este punto, decidió expresar sus dudas al respecto. “No queda claro si se da a la escuela infantil o al primer equipo”, señalaba Mackey sobre la subvención de cien mil euros que recibe el Rayo Majadahonda. Esta no fue la única intervención relativa al deporte tras una semana en la que el funcionario responsable de Deportes, Elías Sagredo, y el concejal Manuel Elvira, han reunido a más de 30 clubes deportivos de la ciudad para explicar cual será la política de subvenciones y como se va a cumplir el compromiso del alcalde y del pleno de sufragar los gastos de desplazamiento y hotel fuera de Madrid para los equipos no profesionales, que son todos menos el Rayo Majadahonda de Segunda B –que en realidad es semiprofesional–. En los Presupuestos figuran 50.000 euros para repartir, cantidad que podría ampliarse algo más siempre que se justifique con facturas y la Intervención las valide, pues también en esto es extremadamente rigurosa.

Socorro Montes de Oca en el Cerro

Por otra parte, las instalaciones deportivas al aire libre de Majadahonda protagonizaron una de las mociones presentadas en este último pleno. Socorro Montes de Oca (PSOE) aseguró que desde el Equipo de Gobierno “se están abandonando estas instalaciones mientras se fomenta que sean las concesiones las que oferten el deporte en la ciudad”. Y lanzó una petición: “Queremos deporte al aire libre y gratis”. Una posición compartida por otros concejales como Mercedes Pedreira (Centristas) que recordó que “hay muchas instalaciones deportivas que están muy abandonadas” o Juancho Santana (IU) que aprovechó para señalar que “en 2007 ya se aprobó esta moción y la situación sigue igual o ha ido a peor”.

Reina (Cs) en el palco del Rayo Majadahonda junto a Zacarías (PSOE). Arriba Foxá, Villar y Vedia.

Más que construir –habrá un nuevo campo de fútbol 11 en el Recinto Ferial porque Foxá recordó que se necesita al menos 1 hectárea de suelo público para edificarlo– los concejales piden que se aprovechen los patios escolares que están vacíos y que los chavales saltan la valla para poder jugar al fútbol, baloncesto y otros deportes callejeros. Majadahonda posee en esto una sólida logística deportiva, pero el problema es que hacen falta conserjes que velen por el cuidado de las instalaciones y controlen el inevitable ruido en esas pocas horas vespertinas antes que caiga la noche. Y la administración pública local parece incapaz de realizar contratos parciales por horas o sacar a concurso esa gestión que multiplicaría por diez el uso de las instalaciones deportivas escolares que están infrautilizadas y todo por un precio ínfimo. Y eso que el alcalde confesó que este asunto no era un tema “de dinero” sino de molestias a los vecinos.

Narciso de Foxá en el Gimnasio Físico

Por su parte, Patricio Mackey aprovechó para recriminar que lo que se hace “es un pequeño parche, una tirita”, posición compartida desde las antípodas ideológicas por parte de Alfonso Reina (Ciudadanos), que calificó la moción de “muy poco ambiciosa” y dijo que solo el alcalde presumía de los ratios deportivos en Majadahonda. El concejal de Deportes, Manuel Elvira (PP), sorprendió al señalar que coincidía con Reina y destacó en cambio que muchas de estas instalaciones se habían convertido en “centros de botellón” y que los vecinos colindantes habían solicitado su cierre.

Urbanización Delta (Majadahonda)

De hecho, Elvira señaló que con un mayor control se había atajado este problema “y ahora están todas abiertas salvo las de la Urbanización Delta”. Un argumento validado por Narciso de Foxá, que tras enumerar las numerosas instalaciones deportivas de la ciudad y ensalzar la gestión del Gimnasio Físico “con más de 7.000 usuarios”, una vez más recurrió a la “memoria histórica” para recordar que “los ciudadanos quieren vivir en una ciudad tranquila y todas las instalaciones deportivas no controladas nos obligaron a cerrarlas dado el jaleo que ocasionan”, algo que se repetiría si se abrieran los colegios públicos por la tarde. Finalmente la moción que reclamaba una remodelación de los centros deportivos al aire libre de Majadahonda fue rechazada con 11 votos en contra (PP) y 6 abstenciones (Ciudadanos) por 8 votos a favor (PSOE, Somos, IU y Centrista), pero el grupo naranja dejó entrever que este asunto le preocupa y va a estar encima de él.

En cuanto a las subvenciones deportivas, Patricio Mackey alertó de que si se realizase alguna al Rayo Majadahonda de 2ªB, de ejecutarse, “sería ilegal”. El concejal de Somos recordó casos similares como los ocurridos con el Real Madrid y señaló que podría considerarse como una ayuda indirecta, por lo que en un futuro podría anularse, teniendo que revertir hasta los intereses. De ser así, este club no podría hacer frente a su responsabilidad “como sí hizo el Real Madrid dado su poderío económico”, lo que causaría “un gran daño al club deportivo majariego” más representativo. El propio alcalde de Majadahonda, Narciso de Foxá, salió al quite para asegurar que el expediente “se había tramitado correctamente dentro del Ayuntamiento” porque las ayudas eran para practicantes no profesionales y que si en el futuro el club no justificase estas subvenciones con facturas “ya habrá alguien en el Ayuntamiento que diga que no esté bien y ya se actuará en consecuencia”. Pero hasta entonces “no nos pongamos la venda antes que la herida”.

Por último, la concesionaria del centro deportivo Valle de la Oliva fue una vez más protagonista en el pleno. En la anterior sesión su incumplimiento de contrato por no tener aval quedó sobre la mesa para que se pudiesen disipar las dudas acerca sobre si disponía de él o no. Y ya hay veredicto: el concejal de Deportes Manuel Elvira (PP) anunció que Assa Sport no disponía de un aval válido para seguir adelante con la concesión del Valle de la Oliva. Un criterio compartido por Ana Elliot (Ciudadanos), que destacó que al “no existir aval el contratista incumple el contrato”.

Sin embargo, Socorro Montes de Oca (PSOE) mostró sus dudas al señalar que la empresa Aval Madrid “puede prestar aval a los socios partícipes de la sociedad”, en este caso Assa Sport y que por tanto “este tema no está resuelto”. Una tesis compartida por Mercedes Pedreira (Centristas) que expuso sus dudas porque según ella Elvira no planteó a Aval Madrid la pregunta exacta que ella había formulado al respecto. Desde Somos, Irene Salcedo destacó que “hay externalizaciones que no funcionan” y Juancho Santana (IU) dijo que esta concesión era “un marrón” que en el Equipo de Gobierno debían “comerse solitos”. Manuel Elvira (PP) volvió a tomar la palabra para recordar que a esta situación se llegó “cuando se aprobó la escisión” de la empresa y que era necesario pedir “un aval al centro deportivo Valle de la Oliva y no a Assa Sport” porque la Oposición así lo exigió. Por tanto, la responsabilidad era de grupos como el de Mercedes Pedreira, que admitió su error y reclamó su derecho a cambiar de opinión a la vista de los nuevos datos. Finalmente el proceso por incumplimiento de contrato fue iniciado con 11 votos a favor (PP) y 14 abstenciones (Ciudadanos, PSOE, Somos, IU y Centristas).

 

 

Deja un comentario

Su correo no será publicado.