Sanse-Rayo Majadahonda: Los cambios esta vez no mejoraron al equipo, que creyó tener el partido en el bolsillo y salió trasquilado por comodón

J. FEDERICO MTNEZ. Esta es una crónica llena de tópicos como típico fue el partido del Rayo Majadahonda en Matapiñonera, de donde regresó trasquilado como el año pasado, cuando el “Sanse” lo “desplumó” materialmente del campeonato de invierno, del liderato y del ascenso. Al menos esta vez, que también perdió por la mínima en un encuentro muy parecido al de la liga anterior, la disputa ha sido al inicio de la temporada y queda tiempo para enmendar lo que a todas luces fue un partido plácido de los visitantes donde los fallos individuales y colectivos, técnicos, tácticos y físicos, dieron al traste con lo que se presumía una mañana gloriosa de domingo 12 de septiembre de 2021. Y es que el Rayo Majadahonda comenzó enchufadísimo e imponiendo su ley dentro y fuera del campo, con una ruidosa afición que se desplazó hasta San Sebastián de los Reyes para animarle sin desmayo. Y el equipo supo corresponderle, ya que marcó muy pronto, tras varios intentos en los que el Sanse achicaba balones como podía con Raúl Sánchez como estilete por las derecha, uno de ellos en la misma línea de gol. Fue en el minuto 8, cuando se le hace un clamoroso penalty a Rubén Sánchez al ir a rematar a bocajarro un centro de Mario y la pena máxima la culmina él mismo. Ni mucho menos se desencajó el Sanse, un equipo que el año pasado quedó campeón de grupo a base de picar piedra y sacar la mayoría de los puntos de su feudo. Y ese espectacular arranque majariego de los primeros 20 minutos se deshizo como un azucarillo. Así, en el minuto 24 al delantero Eneko Jauregi le llega diáfano un balón al que Borja Sánchez no termina de entrar y el delantero centro logra adelantarse a los dos centrales de la zaga majariega, rematando con efecto un balón raso que se cuela por el palo largo de un Champagne descafeinado que no tuvo precisamente su mañana de gloria.

J. Federico Mtnez en Matapiñonera

La segunda mitad fue soporífera, con un Sanse agazapado a la espera de su oportunidad y un Rayo Majadahonda dormido en los laureles de un punto que presumía en el bolsillo. Ni tiraba a puerta, ni era incisivo, ni disputaba la manija, ni el balón. Mario naufragaba en un partido incómodo y cuando Mario se resfría al equipo le entra gripe. Y el resto del once, para olvidar. Intentó Abel Gómez reactivar con un triple cambio primero y doble después, que hasta ahora le salía bien, pero esta vez fallaron los hombres de refresco: ni Mawi, Héctor, Manny, Albiach o Javi Gómez llegaron siquiera a meterse en el partido y, cuando lo hacían, no les salía nada. Así llegó el segundo gol del Sanse en el minuto 70: una jugada aparentemente muy escorada e inocente, donde el disparo raso y colocado de Borja Martínez por la banda derecha de Borja Sánchez se cuela entre las manos de un gigantón Champagne, que se mostró demasiado vulnerable en los balones bajos.

El resto fue el típico y tópico Sanse: paró el partido con oficio, hombres al suelo, retenciones, protestas y tarjetas. Y cuando el Rayo Majadahonda tímidamente despertó, los locales se habían llevado el gato al agua, el botín y la honra, proclamándose un año más los Reyes de un encuentro que el Rayo Majadahonda creía tener en el bolsillo. La próxima parada ya es con La Rioja frente al Logroñés, que visita el Cerro del Espino el sábado 18 de septiembre a las 21:00 horas, navegando a remolque en una clasificación donde el que pierde comba se descuelga. Es la Primera RFEF, una categoría donde 30 de 40 equipos luchan por ser profesionales de la élite española, y eso supone que también internacional, pero donde el Rayo Majadahonda este aciago domingo no mereció estar (se va a almorzar bajando al 6º puesto). Y lo hace por excesivamente complaciente, adormilado y comodón. CF Rayo Majadahonda: Champagne (0), Bastos (2), Cristian (0), Vega (0), Casado (0), Borja (0), Bernal (2), Mario (1), Iturraspe (0), Raúl Sánchez (1), Rubén Sánchez (1 ). Cambios: Manny (0), Mawi (0), Héctor (0), Albiach (0) y Javi Gómez (0).

 

Majadahonda Magazin