Suscripción Newsletter Boletín Majadahonda

Tina de Luis es autora de varias novelas, entre ellas una de curioso y desenfadado título: «La asombrosa habilidad de mear sin hacer ruido»

ELENA MARTICORENA. Tina de Luis es escritora y especialista en Pedagogía Terapéutica. Ha publicado y presentado recientemente su última novela «Los acordes rotos del destino» en la editorial Bohodón Ediciones, una historia que desmenuza retratos del alma, sentimientos y vivencias, teniendo una gran acogida entre los lectores. Tina de Luis ha sido profesora en el CEIP El Tejar y en el IES Margarita Salas de Majadahonda durante 25 años, por lo que su vinculación con el municipio es «estrecha y entrañable». Ambos centros educativos son –en palabras de la propia autora– «magníficos por proporcionar la mejor enseñanza a su alumnado. Han sido tantos los alumnos y alumnas a los que he dado clase, de casi todas las edades, que una parte de mi corazón permanecerá siempre a esta ciudad». Y en esta segunda parte de la entrevista con MJD Magazin lo explica. ¿Cómo te definirías como persona? –Soy muy activa, con inquietudes, no puedo estar sin alguna ocupación entre manos. Cualquier aspecto o aprendizaje de la vida despierta mi interés: la cultura, el arte, la informática, la escritura –a la cual me entrego y con la que me recreo últimamente–. Tengo la suerte o ¿tal vez la desventaja?, de sentirme rebosante de motivaciones. Pero, ante todo, me considero una persona sencilla, como tantas otras. Respecto al conocimiento me aplico la frase de Descartes: «Daría todo lo que sé por la mitad de lo que ignoro» (yo incluso me conformaría con bastante menos de la mitad). Sin embargo, aunque la sabiduría es muy importante, opino que lo fundamental es abordar la vida desde el corazón y que no existe aprendizaje más importante y necesario que el afectivo. 

Elena Marticorena

¿Cuál ha sido tu formación y dedicación profesional en estos años? –Acabé Magisterio en Valladolid por la especialidad de Filología Francesa. Mi primer destino fue Gavá (Barcelona), donde estudié dos cursos de psicología, y después el CEIP Antonio Machado de Leganés (Madrid). Posteriormente me licencié en Pedagogía, en la especialidad de Orientación Escolar y Terapéutica, y obtuve la plaza en Majadahonda. He realizado abundantes cursos de perfeccionamiento y actualización de técnicas de enseñanza, siempre con el objetivo y el deseo de mejorar la práctica profesional y la forma de enseñar. Los alumnos y su aprendizaje se merecen todo nuestro esfuerzo.

Tina de Luis firmando en las Ferias del Libro de Las Rozas (izq) y Valladolid (dcha)

¿Y como profesional?  –Me siento realizada y es muy grato creer que tu profesión es una de las más bonitas y trascendentales del mundo. El contacto con niños y jóvenes es un renacer a la vida, una fuente de enriquecimiento, sobre todo emocional. Se ponen en tus manos, confían y depositan una fe ciega en ti. Tú das, pero es mucho más lo que recibes: vitalidad, inocencia, cariño, sentimientos puros… Y conocimientos, por supuesto. Como decía, Joseph Joubert, moralista y ensayista francés: «Enseñar es aprender dos veces». Mis palabras favoritas son la entrega y la empatía. Moveríamos montañas aplicándolas al cien por cien y sembrándolas en los demás. Un factor que siempre me ha gustado resaltar es el de las diferencias individuales, tal vez porque durante cierto tiempo mi labor ha sido atender a alumnos y alumnas con dificultades específicas. No existen dos personas iguales, desde esa perspectiva se debe enfocar la enseñanza y atender escrupulosamente a la individualidad de cada alumno. «Las diferencias nos enriquecen», no conviene olvidarlo. Tercera parte: «Miguel Delibes y Rosa Chacel fueron mis grandes referentes en la literatura»

Majadahonda Magazin