Suscripción Newsletter Boletín Majadahonda

L. GARCIA/M. RAMOS. «Desmadre en El Plantío: la Policía desmantela una fiesta con 150 personas»; «Desalojan una discoteca en Majadahonda con 150 personas que no respetaban las medidas de seguridad e higiene»; «Desalojada una discoteca con 150 clientes en Majadahonda: en el exterior del local esperaban otras 85 personas para entrar a la terraza»… Los titulares de toda la prensa madrileña y nacional se suceden por lo ocurrido en la madrugada de este miércoles a jueves 4 de junio en la discoteca «Bahia«, situada frente al centro comercial Sexta Avenida y que está ubicada en Majadahonda aunque administrativamente pertenece al distrito de Madrid, pero colindante también con el Hipercor de Pozuelo de Alarcón. Mientras su encargado, Chema Morais, se defiende y afirma que tiene todos los permisos en regla, la policía le acusa de quebrantar las medidas sanitarias provocadas por el confinamiento causado por el coronavirus y le prepara un acta de sanción de 6.000 euros. Lo que pocos conocen es lo que en la Zona Oeste de Madrid es un secreto a voces sobre la popular discoteca: que es la preferida por Froilán de Borbón, el «enfant terrible» de la familia real española, y del «pequeño Nicolás«, el joven personaje afiliado al Partido Popular que deslumbró a la sociedad madrileña por sus argucias de pícaro y liante con las que casi acaba en la cárcel. «El nieto mayor de los Reyes Eméritos estuvo el pasado miércoles en la discoteca “Bahía”, en El Plantío de Majadahonda. El chico se lo pasó muy bien acompañado de varios amigos y, cuando terminó la fiesta, volvió a casa en un taxi que tardó unos 15 minutos en devolverle al centro de la capital, donde residen sus padres”, publicaba MJD Magazin para contar como Froilán acudió a Majadahonda recién graduado y con novia, ya que acaba de cumplir 19 años, según informaba la periodista Laura Novo, que aportaba una galería con las fotos más curiosas del personaje real.

Froilán de Borbón


El nieto más díscolo de Juan Carlos I cumplió este lunes 17 de julio 19 años. Fiestas, disparos, insultos, nueva novia…, repasamos los grandes momentos de este ‘malote’ de la monarquía española”, señalaba en el reportaje. «Hace tiempo que Froilán trabajaba como relaciones públicas de la discoteca Joy Eslava de Madrid. Al parecer, el miembro de la realeza colaboraba en la ‘sesión light’ del establecimiento desde el lanzamiento del espectáculo ‘Anonymous’. Tuvo que dejar el puesto debido a presiones familiares, pero lo cierto es que Froilán dejó una buena impronta en los que han sido sus compañeros. El DJ Julien Leik sólo tenía elogios para el aristócrata. Le describía como “muy simpático, especial, con maneras de líder».

Froilán, con la célebre careta de Anonimous, de fiesta

“La terraza Bahía Majadahonda/Madrid está localizada al lado del Plantío, en lo que es la antigua sala Mawii, donde sobre todo acude público de estilo pijito que viene a disfrutar de una de las mejores discotecas al aire libre de la zona norte de Madrid. Un ambiente exclusivo, diferente y exquisito te espera en la terraza Bahía cada fin de semana en lo que es el mejor espacio abierto al exterior para el público más selecto de la Comunidad de Madrid. La terraza Bahía te trae unas noches inolvidables dentro de este aroma selecto junto con la música más comercial y actual además de las fiestas más carismáticas que puedas encontrar”, señalaba uno de los organizadores de sus fiestas, que desvelaba la “Lista Vip para entrar en Bahia” en la que podía uno incluirse llamando por teléfono.

El pequeño Nicolás con el futbolista Vitolo de copas

Otro cliente ilustre de «Bahía» es “El Pequeño Nicolás”, que «estuvo el pasado sábado divirtiéndose en la discoteca Bahía, en el exclusivo barrio de El Plantío, en Majadahonda (Madrid). Aunque el joven ya no tiene trato con las altas esferas políticas con las que antaño, según él, se codeaba, su poder en la noche madrileña sigue intacto. El chico estaba en un reservado con sus amigos e invitó a unas jóvenes a compartir esa zona vip”. Así describía “El detective de LOC”, el irreverente periodista del suplemento dominical, la vuelta a la escena de este curioso personaje conocido como “El Pequeño Nicolás”, que además salía con una conocida chica de Majadahonda dedicada al mundo del cine y que se vio envuelta en sus enredos durante su relación. «El pequeño Nicolás» decía que se dedicaba a representar futbolistas (había logrado hacerse fotos privadas con Vitolo y Barral) y según la agencia Efe, la Fiscalía de Madrid le había pedido 4 años y 6 meses de prisión, acusado de falsificar su carné para que un amigo suyo hiciera la selectividad en su nombre en 2012.

El pequeño Nicolás con el futbolista Barral

En el escrito de acusación, el Ministerio Público acusa a Francisco Nicolás Gómez Iglesias, conocido como “El pequeño Nicolás”, de un delito de falsedad en documento oficial como cooperador necesario e inductor y solicita, al margen de la pena de cárcel, 36.000 euros de multa. Del mismo modo, el fiscal pide cuatro años de prisión y 2.160 euros de multa por el mismo delito, pero en calidad de autora, para la funcionaria de policía que le tramitó el carné, y otros cuatro años y multa de 1.620 euros para el amigo del pequeño Nicolás que hizo el examen en su nombre, como cooperador necesario. Esta causa es una pieza separada que abrió el Juzgado de Instrucción número 2 de Madrid para investigar a Gómez Iglesias, a su amigo y a la funcionaria por la trama que ideó para la selectividad.

LA FIESTA DE BAHIA: «No había medidas de seguridad ni de higiene entre los asistentes a la discoteca Bahía. A medida que avanza el desconfinamiento en España salen a la luz historias de aglomeraciones indeseables. Fue una llamada vecinal pasada la medianoche lo que alertó a las fuerzas policiales del suceso», señala el diario AS. Y añade: «Ni en el exterior ni el interior se respetaban las medidas de seguridad e higiene dictadas por Sanidad. Ni los asistentes portaban mascarillas, ni mantenían las distancias de seguridad entre ellos ni había ningún empleado pendiente de controlarles. Todo esto ha acarreado una importante sanción para el propietario del negocio y el levantamiento de varias actas de incumplimiento de la Ley de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas de la Comunidad de Madrid, entre otras cosas por no contar con la licencia de terraza», concluye.

LA SEXTA: «A pesar de que la discoteca cuenta con una zona interior y una zona exterior, el local no tiene la licencia de terraza, que los propietarios habían solicitado ese mismo día. En el perfil del bar en redes sociales se llevaba anunciando la fiesta desde el lunes; el martes tenían todo vendido y anunciaban nuevas fiestas para todo el fin de semana. Los propietarios del local tienen una versión diferente: aseguran que cumplen con todas las medida sanitarias necesarias. También, cuentan que hasta el lugar se acercaron varios agentes de la Policía Municipal al principio de la noche y que ellos mismos corroboraron que se cumplían con las medida sanitarias. Fue más tarde cuando apareció la Policía Nacional, alertados por una llamada de un particular al teléfono de Emergencias.

TELEMADRID: Chema Morais, el encargado de la discoteca Bahía, en el Plantío (distrito de Moncloa- Aravaca) defiende que contaba con todas las licencias que se exigían para celebrar la fiesta que anoche se saldó con el desalojo del local. Según la Policía Nacional, había 150 personas y 85 haciendo cola. La mayoría, dice la policía, sin mascarillas. Sin embargo, el encargado del local asegura que había 105 personas y que estaba dentro del límite permitido. También asegura que cumplían todas las normas de higiene que se exigen y que habían pedido justo el día anterior la licencia de terraza. La discoteca llevaba horas abierta, dando incluso cenas. No hay muestras tampoco de distancia de seguridad ni en la pista ni en los sofás, donde los jóvenes comparten cachimbas.Esta discoteca llevaba días anunciando la fiesta, agotando incluso las reservas. La policía nacional desalojó a los más de 200 asistentes. El promotor, que tenía más fiestas anunciadas para esta semana, se enfrenta a una sanción administrativa.

EUROPA PRESS: «Ya en el interior, comprobaron que había 150 personas bailando y charlando en una terraza al son de la música de un pinchadiscos, por lo que no se respetaba el aforo. La mayoría de ellas no llevaba mascarillas y estaban sentadas juntas, ya que todos los asientos eran sofás. Además, los asistentes a la fiesta compartían copas y cachimbas. Por todo ello, la Policía Nacional sancionó gravemente al responsable del local por incumplir el estado de alarma. Además, la Policía Municipal levantó dos actas en virtud de la Ley de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas de la Comunidad de Madrid (LEPAR) por varios incumplimientos. El más grave es que el establecimiento tenía licencia de bar especial pero no tenía licencia de terraza, que habían pedido el mismo miércoles».

EL PAIS: «El ruido y la concentración de personas fueron lo que levantó la voz de alarma. Una actuación conjunta de la Policía Nacional y de la Policía Municipal acabó con el desalojo de una discoteca en la que se agolpaban 150 personas sin la mínima distancia de seguridad y en la que se llegaban a compartir incluso las boquillas de las cachimbas que fumaban los clientes, en pleno estado de alarma. Además, otras 85 personas permanecían en el exterior, dispuestos a entrar, pese a que se incumplía el aforo y la licencia de actividad. Un patrulla de la comisaría de Moncloa de la Policía Nacional acudió la noche del miércoles al jueves a la discoteca Bahía, situada en el número 31 de la avenida de la Victoria, en la zona de El Plantío. Los agentes comprobaron que había “una gran aglomeración de personas esperando para entrar en la discoteca”, según consta en el atestado policial. No respetaban la distancia de seguridad y “la inmensa mayoría” no utilizaba mascarillas. Los dos responsables de la entrada del establecimiento no ponían ninguna medida para evitar esta situación», informa el periodista FJ. Barroso.

«Ante estos hechos y las previsibles consecuencias de su presencia allí, los funcionarios pidieron refuerzos. Parte de los presentes se marcharon al verlos. El recuento permitió sacar a la luz que había 70 personas que tenían reserva para entrar y otros 15 que carecían de la misma, pero que esperaban para acceder al interior. Los policías se entrevistaron con el responsable de la discoteca, que les confirmó que el local no disponía de licencia de discoteca, sino de café teatro, por lo que tenía que adelantar el horario de cierre. Además, la terraza del local tan solo contaba con permiso para el 50% del aforo del local, (130 personas de las 260 recogidas en la licencia municipal). Ya en el interior, los policías constataron que no se respetaba la distancia de seguridad entre las personas. Las mesas instaladas se hallaban con grupos de hasta de 10 personas y se mezclaban los ocupantes de unas con otras. El conteo final arrojó que había 150 clientes y 26 mesas. “Hay numerosas personas que se hallan de pie bailando en el interior de la supuesta terraza mientras un DJ pone música en directo con iluminación y sonido típico de discoteca”, recoge el escrito policial. Destacan focos rotativos y luces de colores, además de una zona de baile perfectamente delimitada, en la que no se respetaba “ningún tipo de distancia de seguridad”.

La Policía Nacional avisó a la Policía Municipal, ya que les constaba que en el lugar “abundaban las reyertas y los problemas de superación de aforo y del horario de cierre”. El local había perdido, según los agentes, la licencia de discoteca hacía varios meses. Los agentes levantaron la correspondiente acta de sanción por una infracción a la Ley de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas de la Comunidad de Madrid, además de la normativa estatal que regula el estado de alarma “por poner en grave riesgo la seguridad de las personas”. “Existen mesas donde la gente fuma de la misma boquilla de una cachimba. Otras personas están de pie bailando y charlando entre ellas sin respetar una distancia mínima de seguridad. Todo ello en presencia de dicho responsable [del local] que actúa en connivencia de dicho comportamiento mediante una ostensible dejación de funciones”, concluye el atestado policial.

Denunciados 14 coches por estacionar en el arcén: «La noche de fiesta pudo ser bastante cara para más de un cliente de la discoteca Bahía. Según consta en la intervención, los policías municipales multaron al menos a 14 vehículos que estaban mal estacionados en las inmediaciones. Muchos de ellos estaban en el arcén y dificultaban el paso de otros coches por la zona. El inspector jefe responsable del operativo, al ver que había tal aglomeración de personas en el interior del local, decidió desalojarlo, para “asegurar la salud y la integridad física de las personas”. Para ello, se ordenó la salida de manera ordenada de todos, mientras la policía rellenaba el acta de sanción. Todo terminó pasadas las dos de la madrugada. Eso sí, cuando algunos regresaron a sus coches, se encontraron con una denuncia en el parabrisas», concluye el reportaje.

 

Majadahonda Magazin